El término enfermedad periodontal o piorrea describe un grupo de infecciones localizadas que afectan a los tejidos que soportan y rodean los dientes: encías, ligamento periodontal y hueso alveolar. Existen dos tipos de enfermadad periodontal: gingivitis y periodontitis.

La gingivitis consiste en la inflamación de los tejidos de la encía que rodean al diente. Presenta los siguientes síntomas y signos:

  • Sangrado de las encías al cepillarse la boca o comer algún alimento. En estados avanzados este sangrado puede producirse de manera espontánea.
  • Generalmente es un proceso indoloro. Pueden pasar muchos años antes de que uno sienta molestias.
  • Enrojecimiento de la encía.
  • Encías hinchadas.
  • Es un estado reversible hacia la encía sana, pero sin tratamiento puede evolucionar a peridontitis.

La periodontitis es una condición inflamatoria que destruye las fibras de los ligamentos periodontales y el hueso alveolar, eventualmente causando la pérdida de los dientes. Los síntomas y signos de la periodontitis son:

  • Todos los de la gingivitis.
  • Pérdida ósea.
  • Atrofia de la encía (pérdida de encía).
  • Movilidad dental.
  • Aparición de bolsas periodontales.
  • Fístulas o pus alrededor del diente.
  • Mal aliento.
  • Mal sabor de boca.
  • Modificaciones en la forma de morder/alteraciones en la oclusión.

La principal diferencia entre gingivitis y periodontitis es que la periodontitis afecta al hueso de soporte del diente y la gingivitis no.

Los factores de riesgo para la periodontitis son:

  • Tabaco. Fumar es uno de los factores de riesgo más significativos relacionados con el desarrollo de la periodontitis. Por otra parte el hábito de fumar o usar productos de tabaco puede disminuir el efecto de algunos tratamientos.
  • Cambios hormonales en niñas/mujeres. Estos cambios pueden hacer que las encías se tornen más sensibles y faciliten el desarrollo de la gingivitis.
  • Diabetes. Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de desarrollar infecciones, entre ellas la periodontitis.
  • Estrés. Las últimas investigaciones revelan que el estrés puede hacer que el cuerpo tenga más dificultad en luchar contra las infecciones, entre ellas la enfermedad de las encías.
  • Medicamentos. Ciertos medicamentos como los antidepresivos y alguno indicados para el corazón pueden afectar a la salud bucal porque disminuyen la producción de saliva. (La saliva ayuda a proteger dientes y encías.)
  • Enfermedades. Algunas enfermedades como el cáncer o el SIDA y sus tratamientos también pueden perjudicar la salud de las encías.
  • Genética. Algunas personas son más propensas que otras a sufrir de la enfermedad peridontal severa.

Existen muchas formas de enfermedad periodontal (piorrea). Entre las más comunes se incluyen las siguientes:

  • Gingivitis: la forma menos severa de la enfermedad periodontal. Provoca que las encías se pongan rojas, inflamadas y que sangren fácilmente. Normalmente hay poca o ninguna incomodidad en esta etapa. La gingivitis es reversible si es tratada profesionalmente y con un buen cuidado oral en casa.
  • Periodontitis ligera: si la gingivitis no es tratada puede progresar hacia una periodontitis. Es esta etapa ligera de la enfermadad se comienza a destruir el hueso y el tejido que sostiene a los dientes.
  • Periodontitis moderada a avanzada: se desarrolla si las primeras etapas de la enfermedad pasan desatendidas. Se produce una extensa pérdida de hueso y tejido.

Síntomas y signos de alerta:

  • Encías blandas, inflamadas o rojizas.
  • Sangrado al cepillarse o al pasar el hilo dental.
  • Encías que se desprenden de los dientes.
  • Dientes flojos o separados.
  • Pus entre la encía y el diente.
  • Mal aliento continuo.
  • Cambio en la forma en la que los diente encajan al morder.
  • Cambio en el ajuste de las dentaduras parciales.

¿Cómo se cura la enfermedad periodontal o piorrea?

De acuerdo a la severidad de la enfermedad periodontal (piorrea) existen diferentes protocolos de tratamiento, en su mayoría quirúrgicos. En los últimos años se ha venido utilizando con gran éxito, para los estados moderados y avanzados de esta enfermedad una terapia que actúa sobre las bacterias que ocasionan el daño del hueso y la encía. Esta técnica protectora de la salud gingival (Perio Protect®) consiste en la aplicación de un gel que disminuirá el número de bacterias que ocasionan la enfermedad y en muchos de los casos las elimina hasta en un 72 % de las ocasiones.

Podemos resumir los tratamientos en los siguientes:

  • Curetaje periodontal. Raspado y alisado de la raíz.
  • Medicamentos.
    • Enjuague bucal antimicrobiano. Clorhexidina.
    • Chip antiséptico.
    • Gel antibiótico supresor de enzimas. Doxiciclina.
  • Tratamientos quirúrgicos.

¿Cómo puedo mantener mis dientes y encías sanos después del tratamiento?

  • Cepíllese los dientes tres veces al día.
  • Use el hilo dental todos los días.
  • Acuda al odontólogo periódicamente.

La Unidad Clínica Benarroch le ofrece los últimos avances en el control de la ansiedad pre y postquirúrgica, la utilización de nuevos analgésicos para el manejo y control del dolor intra y postquirúrgico. También, y para hacerle más cómoda su decisión de someterse a una cirugía, le ofrecemos la técnica de sedación oral consciente, 100% segura y 100% efectiva, propuesta y presentada internacionalmente por el Dr.Benarroch.

Uno de los mayores avances en la Medicina y Cirugía Facial ha sido la incorporación de técnicas para el control de la ansiedad, control del dolor y sedación oral. El Dr. Benarroch ha realizado un estudio que ha sido publicado y presentado en diferentes eventos científicos nacionales e internacionales, donde realza la utilidad de esta técnica con excelentes resultados.

Si va a ser sometido a una cirugía menor, cirugía facial, cirugía oral o bucal, implantes dentales, extracción de las muelas del juicio, etc., le recomendamos solicitarla: Protocolo estandarizado para el uso de Midazolam oral en Cirugía Oral & Maxilofacial. Dr. Benarroch Mahfoda, MD,DDS, MS. Oral & Facial Care Center, España, Madrid.