Bruxismo

El bruxismo es una afección que consiste en rechinar o apretar los dientes, principalmente los posteriores (molares). Un paciente bruxista se caracteriza por generar una fuerza al apretar los dientes de hasta 250 Kg. de carga y por períodos prolongados (de 3 a 4 horas), siendo lo normal 25 Kg. de carga y durante sólo 4 minutos. El exceso de presión ocasiona inflamación de los músculos, de los tejidos y de otras estructuras que rodean al hueso mandibular, en muchas ocasiones alteran la función de la articulación temporomandibular.

Una de las alteraciones más importantes es la destrucción o desgaste de los dientes. El bruxismo, puede ocasionar trastornos en las articulaciones temporomandibulares como ya mencionábamos, pero también produce dolor muscular facial, dolores de cabeza, dolores de oído y fracturas en los dientes. Muchas de las personas que aprietan los dientes también los rechinan, esto significa juntarlos y deslizarlos, generalmente haciendo un movimiento oblicuo hacia adelante y hacia atrás. Esta acción puede hacer que los dientes se desgasten además de producir un sonido muy molesto y alto por las noches. Al igual que sucede cuando se aprietan los dientes, rechinarlos puede ocasionar dolor mandibular y otros problemas.

Clasificación

  • Bruxismo céntrico: apretar los dientes con mínimos movimientos excéntricos.
  • Bruxismo excéntrico: apretar los dientes y realizar movimientos parafuncionales amplios.

Dependiendo del momento de aparición:

  • Bruxismo Diurno.
  • Bruxismo Nocturno.

Causas, incidencia y factores de riesgo

Las personas pueden apretar y rechinar los dientes de una manera inconsciente tanto durante el día como durante la noche, aunque el mayor problema puede ser el bruxismo nocturno, ya que es más difícil de controlar. Aún no se ha llegado a un acuerdo sobre la causa exacta del bruxismo, pero en muchas pacientes el agente desencadenante, puede ser el estrés.

Aunque el estrés emocional no es el único factor que puede desarrollar la afección, tambien se ha descrito la influencia de algunas medicaciones utilizados en los trastornos del SNC (antidepresivos, tranquilizantes, hipnóticos, sedantes, etc.) que pueden aumentar los episodios bruxísticos o desencadenarlos con el uso prolongado. Otros estudios apuntan a: tipos de personalidad, alérgias, deficiencias nutricionales, maloclusiones, manipulaciones odontológicas, introducción de sustancias extrañas en la boca, drogas, deficiencia en la propiocepción oral y alcohol. Se estima que un 13% de la población presenta bruxismo, y que solo se diagnostica en el 20-30% de los pacientes.

El bruxismo causa dolor y este dependerá del nivel de estrés que se experimente, de la fuerza y duración del hábito de apretar y rechinar los dientes, del grado de desalineación de los dientes, posturas, capacidad de relajación, dieta, hábitos al dormir y otros factores.

Signos y Síntomas

  • Rechinamiento dental, que puede provocar un sonido lo suficientemente fuerte como para molestar el sueño de los compañeros de dormitorio.
  • Dolor o inflamación de la mandíbula.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor de oído (en parte porque las estructuras de la articulación temporomandibular están muy cerca del canal auditivo y en parte debido a un dolor muscular referido, es decir, un dolor que se percibe en un lugar diferente a donde se origina).
  • Ansiedad, estrés y tensión.
  • Insomnio, depresión, trastornos alimentarios.

Por medio de un examen es posible descartar otros trastornos que pueden causar un dolor similar, incluyendo trastornos del oído como infecciones, disfunción de la articulación temporomandibular (ATM) y trastornos dentales.

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento son reducir el dolor, prevenir el daño dental permanente y disminuir la acción de rechinar los dientes en la medida de lo posible. Para ayudar a aliviar el dolor se pueden tomar muchas medidas. Algunas de ellas son:

  • Relajar los músculos faciales y mandibulares durante todo el día, para que de esta manera la relajación facial se convierta en un hábito.
  • Masajear los músculos del cuello, de los hombros y de la cara y buscar cuidadosamente zonas gatillo denominados puntos desencadenantes que pueden referir el dolor hacia la cabeza y la cara. Aprender ejercicios de estiramiento de fisioterapia para ayudar a recuperar el equilibrio normal de la acción muscular y articular a cada lado de la cabeza.
  • Terapia térmica que consiste en aplicar hielo alternado con calor húmedo en los músculos de la mandíbula inflamados.
  • Evitar comer alimentos duros.
  • Tratar de reducir el estrés diario y aprender técnicas de relajación.

Para evitar que los dientes se lesionen, se utilizan dispositivos protectores o férulas.

Férula

Las férulas oclusales han sido indicadas para el tratamiento de los factores etiológicos de los desórdenes cranio-mandibulares durante muchos años. Los Desórdenes Craniomandibulares se caracterizan por: movimientos mandibulares limitados, dolor muscular de cabeza y cuello, sonidos articulares, ATM dolorosas y en algunos de los casos deformidades faciales. Existen muchos tipos diferentes de férulas principalmente están diseñadas para mantener la mandíbula en una posición más relajada y evitar el contacto inadecuado de los dientes.

Ejemplo de férula

Recientemente y con un gran éxito se ha utilizado un dispositivo denominado NTI, este sólo se ajusta sobre los dientes antero superiores es pequeño y muy estético, permitiendo su uso durante todo el día, manteniendo todos los dientes posteriores (molares) completamente separados, debemos recordar que toda la acción de rechinamiento de los dientes se ejecuta en ellos. Con el uso del NTI, el único contacto que se hace es entre la férula y un diente antero inferior.

Sistema de supresión de la tensión de NTI-tss
Sistema de supresión de la tensión de NTI-tss

Existen otras técnicas para mejorar la distribución de las fuerzas oclusales como serían los ajustes de la oclusión, equilibrio oclusal, desgastes selectivos, reposición de dientes perdidos, cirugía en los casos de deformidades dentofaciales, ortodoncia en el caso de maloclusiones, rehabilitación protésica adecuadas y funcionales, entre otros.

El bruxismo, puede causar lesiones dentales permanentes, dolor molesto en la mandíbula, dolores de cabeza o dolor de oído, esto a su vez puede causar insomnio, depresión y trastornos alimentarios. Se debe buscar asistencia de un especialista en trastornos de articulación temporomandibular, nuevamente se hace imprescindible que el especialista escogido posea la experiencia en el tratamiento de esta patología ya sea que provenga de la rama médica o la odontológica.

Toxina Botulínica tipo A: un nuevo tratamiento para los pacientes bruxistas, con migrañas y trastornos de la articulación temporomandibular (ATM)

Las inyecciones de Toxina Botulínica tipo A en los músculos de masticado alivian y mejoran en un 70% los síntomas relacionados con alteraciones de la ATM, bruxismo y dolores de cabeza.

El beneficio más común en los pacientes con trastornos de la articulación temporomandibular, bruxismo y migrañas es la disminución del número de episodios de apretamiento y de la contracción muscular asociada, y también reduce la intensidad de los mismos ya que produce la relajación de los músculos inyectados, haciendo los episodios dolorosos más llevaderos y ocasionales, disminuyendo notablemente el dolor en la cara y la inflamación de los músculos de masticado (masetero, temporal).

También se evitará la destrucción de los dientes, los sonidos nocturnos -otra de las ventajas es que no tendrá que utilizar férulas para dormir- y algunos pacientes mencionan como un beneficio adicional que su efecto no es permanente: es un tratamiento que dura entre 3 a 4 meses (temporal), y por lo tanto podrá requerir de esta terapia en las etapas de mayor estrés.

El paciente ideal para la aplicación de este procedimiento es el que reúne las siguientes características:

  • Buenas condiciones de salud
  • Estabilidad emocional y psicológica
  • Bien informado acerca de los riesgos y beneficios de la técnica
  • Tener expectativas reales
  • Edad entre los 18 y 65 años
  • Tener un trastorno dentofacial causado por una actividad muscular aumentada
  • Comprender la terapia y que no le moleste la posible desaparición de líneas de expresión facial
  • Que haya utilizado otras terapias sin éxito
  • Entender que es un tratamiento temporal

Lo mencionado es sólo una lista parcial de los criterios que el Dr. Benarroch considerara al momento de recomendarle este procedimiento.

También le puede interesar:

Blefaroplastia | Mentoplastia | Rinoplastia | Ortodoncia | Implantes Dentales | Aumento de Labios | Cirugía Ortognática | Cirujano Maxilofacial | Rejuvenecimiento Facial | Piorrea | Dr. Samuel Benarroch | Cambio Radical | Sedación Oral Consciente

Temas mas FrecuentesTemas de Actualidad

Facebook Clinica Benarroch Twitter Clinica Benarroch Linkeding Clinica BenarrochYoutube Clinica Benarroch Vimeo Clinica Benarroch Slideshare Clinica Benarroch

 

Sociedades científicas a las que pertenece el Dr. Benarroch

icomem  coem  iaoms eafps  secom ishrs

Acreditaciones de calidad médica

Licencia de actividad del Ayuntamiento de Madrid Centro Médico Autorizado por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid  Nuestros ficheros de pacientes están debidamente registrados en la Agencia Española de Protección de Datosweb-interes-sanitario web-medica-acreditada